Connect with us

Hola, ingresa aquí tu búsqueda

Consejos de salud Articulo revisado

¿Qué es el ácido linoleico y para qué sirve?

Las grasas no son todas iguales. Algunas son utilizadas como fuente de energía, mientras que otras tienen poderosa influencia sobre la salud.

El ácido linoleico conjugado (CLA) es un ácido graso que pertenece al segundo grupo, considerados ácidos grasos omega (1). Es también conocido como ácido omega 6 y contiene dos dobles enlaces. Se encuentra de manera natural en la carne roja y los lácteos y, según algunos estudios, ayuda a eliminar grasa corporal. (2)

El CLA es, de hecho, uno de los suplementos para perder peso más populares del mundo, y algunos creen que tiene otros beneficios extra para la salud (3). En el siguiente artículo hablaremos sobre qué es este ácido orgánico, cuales son sus propiedades, beneficios, y mucho más.

¿Qué es el ácido linoleico?

El ácido linoleico es el ácido graso omega 6 más común. Se encuentra en grandes cantidades o niveles en los aceites vegetales y en menor grado en varios otros alimentos como huevos y leche.

La palabra “conjugado” tiene que ver con la manera en la que se acomodan los dobles enlaces en la molécula de ácido graso. Hay, de hecho, 28 formas diferentes de CLA, pero dos de las más importantes son la c9,t11 y la t10, c12. (4)

Beneficios del ácido linoleico en el organismo

Los efectos beneficiosos que confiere el ácido linoleico, encontrado dentro de la clasificación de ácidos grasos de dobles enlaces y ácidos grasos omega, abarca mucho campo a nivel de salud en sus consumidores y es considerado como uno de los alimentos funcionales estudiados y aprobados para la inclusión de los mismos en nuestra dieta. A continuación mencionaremos y explicaremos los principales beneficios.

1. Contribuye en la pérdida peso

El CLA es probablemente uno de los suplementos para perder peso más estudiados en el mundo. Y algunas de estas investigaciones han demostrado una significativa pérdida de peso en humanos (5). Además, arrojaron a través de su estudio que el CLA también puede mejorar la composición corporal, reduciendo la grasa y, a veces, elevando la masa muscular. (6)

Nota: Pero es importante mencionar que, al mismo tiempo, existen otros estudios científicos que no mostraron ningún efecto en el organismo. (7)

En una gran revisión que reunió datos de 18 estudios controlados, el CLA causó una pérdida de peso modesta (8). Los efectos fueron más pronunciados durante los primeros seis meses, y luego lentamente entra en meseta por hasta dos años.

2. Ayuda a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos

El ácido linoleico tiene la capacidad de esterificar el colesterol total o colesterol LDL, lo que significa que el mismo es metabolizado y y por tanto regulado a nivel hepático para ser almacenado en nuestras células o sangre junto a las lipoproteínas de origen intestinal. (9)

Influye también a partir de sus propiedades biológicas en la reducción de altas concentraciones de triglicéridos con un efecto directamente en el organismo en función al metabolismo de los mismos.

3. Aumenta la respuesta inmunitaria

El ácido linoleico está presente en muchos alimentos de ingesta diaria. El mismo ha sido objeto de estudio debido a que tiene actividad inmunomoduladora, que junto a otros factores externos, prometen la maduración del sistema inmunitario tanto intestinal como sistémico.

Por los motivos previamente expuestos existen investigaciones que parten de esos conocimientos para promover la utilización de ácido linoleico en forma de suplementos lípidos durante el período de gestación, debido a que la maduración de estos sistemas se producen en el desarrollo neonatal y se produzca un efecto inmunomodulador e inmunopotenciador. (10)

4. Reduce el riesgo de sufrir enfermedades

Debido a sus capacidades previamente mencionadas, el consumo de ácido linoleico en nuestra dieta y alimentación tiene resultados derivados a sus propiedades biológicas, lo que permite la protección de nuestro sistema nervioso, hepático, cardiovascular y la disminución de riesgo de enfermedades incluso virales, debido a la fomentación del sistema inmunitario.

¿Qué alimentos contienen ácido linoleico?

Las principales fuentes de CLA son alimentos de origen animal provenientes de rumiantes, como vacas, cabras y ovejas. Y la cantidad total de CLA en esos alimentos varía en gran manera dependiendo de lo que comieron esos animales. (11)

Por ejemplo, el contenido de CLA es entre 300 y 500 % más alto en la carne y los lácteos provenientes de vacas que comen hierba, en comparación con las que son alimentadas con granos (12). La mayoría de las personas ya incorporan algo de CLA mediante su dieta. Por ejemplo, la ingesta promedio en Estados Unidos es de alrededor de 151 mg en mujeres y 212 en hombres. (13)

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el CLA que se encuentra en suplementos no deriva de alimentos naturales. Se fabrica alterando aceites de girasol y cártamo, los cuales no son nada saludables. El ácido linoleico en estos aceites se convierte en ácido linoleico conjugado vía un proceso químico. (14)

1. Aceite de girasol

El aceite de girasol contiene cantidades importantes de ácido linoleico en su composición, siendo considerado su índice de ácidos grasos saturados y no saturados sano, aunque siempre debe ser dosificado con control.

2. Huevos

Tanto los huevos, como la leche y ciertos productos lácteos, satisfacen de una manera bastante significativa las necesidades de ácido linoleico en nuestro organismo, reconociendo que estos son considerandos como ácidos grasos esenciales para el correcto desarrollo y funcionamiento de nuestro organismo.

3. Frutos secos

Los frutos secos, destacando la avellana, almendra y pistacho son el grupo caracterizado por ser rico en ácidos grasos poliinsaturados, más específicamente de ácido linoleico. Por este motivo son considerados y recomendados para el cuidado de la salud cardiovascular, además de su aporte en antioxidantes y fibra al organismo.

4. Otros aceites vegetales

Otros aceites vegetales como el aceite de maíz, aceite de cáñamo, aceite de germen de trigo y aceite de soja tienen concentraciones altas de ácido linoleico que superan incluso el 50% de las concentraciones en ácidos grasos. Favorecen el control del peso corporal a través de su consumo regulado y permiten cubrir la necesidad de este ácido graso esencial.

5. Cereales

El contenido graso de algunos cereales presentan concentraciones de ácidos grasos entre los que se encuentran ácido oleico, linoleico y esteárico, lo cual beneficia el perfil genético de estos productos con importantes aportes y beneficios. La mayoría de los cereales que se encuentran considerados son los cereales integrales como avena, arroz y cebada.

¿Cuáles son los efectos secundarios del ácido linoleico?

El CLA que se halla en suplementos, como ya se mencionó, se fabrica alterando químicamente aceites vegetales poco saludables y puede ser nocivo en grandes cantidades. De acuerdo con algunas investigaciones, dosis altas de suplementos de CLA pueden causar acumulaciones de grasas en el hígado, lo cual puede derivar en el desarrollo de síndrome metabólico y diabetes. (15)

Otras investigaciones, tanto en animales como en humanos, muestran que a pesar de bajar la grasa corporal, el CLA puede inducir la inflamación, causar resistencia a la insulina y bajar el colesterol HDL (el “bueno”) (16). A veces causa otros efectos colaterales menos serios como diarrea, dolores estomacales, náuseas y flatulencias. (17)

Para destacar: La mayoría de las investigaciones sobre CLA utilizaron dosis que fueron desde los 3.2 hasta los 6.4 gramos al día. Es importante subrayar que el riesgo de efectos colaterales se eleva si la dosis es más alta. Si, a pesar de los riesgos de efectos colaterales y la acción discreta sobre la pérdida de peso se elige de todas formas tomar suplementos de CLA, es recomendable realizar análisis de sangre periódicos para monitorear la función hepática y otros marcadores metabólicos.

Written By

Nutrición, Industria alimenticia e Innovación científica. Ingeniero de alimentos y Escritora. Sus conocimientos profesionales en lo referente a la composición química y molecular de los alimentos, más su entusiasmo por la escritura, convergen para especializarse en la redacción de artículos basados en un profundo análisis e investigación, que se presentan de forma específica y sencilla de comprender, debidamente apoyados por reconocidos trabajos médicos y científicos de los más importantes entes e instituciones internacionales.