Connect with us

Hola, ingresa aquí tu búsqueda

Consejos de salud Articulo revisado

¿Qué es la soja y para qué sirve?

La soja es uno de los alimentos más controversiales del mundo. Dependiendo de a quién se le pregunte, es considerado un superalimento o un veneno que interfiere con las hormonas. Y, como la mayoría de los asuntos en la nutrición, hay evidencias para ambos argumentos.

En el siguiente artículo hablaremos tanto de los beneficios como los riesgos de la soja para la salud, permitiendo así su planteamiento y conocimiento de forma imparcial.

¿Qué es la soja?

La soja es una leguminosa conocida popularmente como soja o soya, es rica en proteínas de alto valor biológico y por tanto se utiliza para la alimentación humana y animal. Es proveniente de China y considerada como una de las cinco semillas sagradas en conjunto con el arroz, trigo y cebada. (1)

Nota: Se la utiliza para fabricar varios alimentos y pueden consumirse entera, pero debe ser cocida siempre, ya que cruda es tóxica.

La soja se utiliza en el tofu, la leche de soja y varios sustitutos de lácteos y carne. Se usa también en alimentos fermentados como miso, natto y tempeh, comúnmente consumidos en algunos países asiáticos.

Muchas veces la soja es modificada genéticamente y rociada con el herbicida Roundup, asociado con efectos adversos sobre la salud.

Propiedades nutricionales de la soja

Los porotos de soja enteros contienen varios nutrientes importantes. 100 gramos de porotos hervidos incluyen grandes cantidades de manganeso, selenio, cobre, potasio, fósforo, magnesio, hierro, calcio, vitamina B6, folato, riboflavina (vitamina B2), tiamina (B1) y vitamina K.

Esta porción de 100 gramos también contiene 173 calorías con 9 gramos de grasa, 10 de carbohidratos (6 de los cuales son fibra) y 17 gramos de proteínas. (2)

Nota: Esta respetable cantidad de nutrientes necesita ser tomada con cautela, ya que la soja es también alta en fitatos, sustancias que enlazan a los minerales reduciendo su absorción.

La soja es una muy buena fuente de proteínas, no tan buena como la carne o los huevos pero mejor que la mayoría de las demás proteínas vegetales. Sin embargo, procesarla a alta temperatura puede desnaturalizar alguna de las proteínas y reducir su calidad.

Los ácidos grasos en los porotos de soja son mayormente grasas poliinsaturadas omega-6. Esto puede ser problemático, ya que demasiado omega-6 en la dieta puede llevar a inflamación y como consecuencia, conllevar a varios problemas de salud. (3)

Importante: Hay que tener en cuenta que la composición nutricional de la soja depende drásticamente del alimento que la contenga. Los porotos enteros pueden ser nutritivos, mientra que los derivados refinados de la soja, como la proteína o el aceite, no lo son en lo más mínimo.

¿Cuáles son los beneficios de la soja para la salud?

Gracias a los componentes biológicos activos que tiene la soja, nuestro organismo se puede ver beneficiado al ingerir esta leguminosa. Los beneficios obtenidos serán mencionados y explicados a continuación para su consideración.

1. Disminuye el colesterol y triglicéridos

Hay varias evidencias de los beneficios de la soja en algunas personas. Ha sido muy investigada en relación a sus efectos favorables sobre el colesterol y muchos estudios mostraron que la proteína de soja puede reducir el colesterol LDL, aunque otros no hallaron ningún efecto. (4)

Hay que tener en cuenta que, incluso si la soja tiene la capacidad de reducir el colesterol, no existe una garantía de que no se puedan sufrir problemas cardíacos. En este sentido, estudios observacionales muestran resultados poco consistentes: arrojando diferentes valores en los riesgos existentes. (5)

Nota: Hay también algunos estudios observacionales que muestran que la soja puede reducir el riesgo de cáncer de próstata en ancianos. (6)

2. Alivia los síntomas de la menopausia

Los estrógenos son esteroides hormonales que juegan un rol fundamental en la regulación del desarrollo sexual y los ciclos reproductivos en las mujeres. El estrógeno también se encuentra en hombres, pero en menores cantidades.

La manera en la que los estrógenos funcionan es viajando al núcleo de las células y activando el receptor de estrógeno.

Por lo tanto, existe una reducción en la sintomatología presentada por las mujeres cuando están en período de menopausia, inhibiendo incluso la sensación de sofoco.

Para destacar: También, a causa de la actividad estrogénica, estas isoflavonas usualmente se usan como una alternativa natural a las drogas para aliviar los síntomas.

3. Favorece la digestión

La soja o soya entre sus componentes activos permite destacar la fibra, tanto soluble como insoluble. La fibra dietética debido a su naturaleza y sus propiedades se encarga de facilitar la digestión, disminuye los niveles de triglicéridos en el organismo y ayuda a la disminución de peso.

4. Disminuye el riesgo de osteoporosis

Debido a los minerales e isoflavonas presentes en la composición nutricional de la soja, existe una reducción de la pérdida de la masa ósea, lo que disminuye el riesgo de sufrir de enfermedades como la osteoporosis. Incluso, de no poder evitar la misma, podría servir como tratamiento para reducir la sintomatología de los pacientes y ralentizar el proceso de deterioro. (7)

5. Reduce el riesgo de cáncer

Debido al gran aporte de antioxidantes que tiene la soja en su composición, existe una reducción de riesgo en el desarrollo de enfermedades como cáncer. Siempre y cuando sea consumido de forma natural, directamente del alimento.

Para destacar: Sucede que estudios en la Sociedad Americana contra el Cáncer no se recomienda ingerir suplementos que tengan altas concentraciones de isoflavonas, debido a que estos pueden bloquear los estrógenos naturales más potentes de la sangre. (8)

Riesgos de la soja para la salud

Como existen beneficios, la soja debido a sus altas concentraciones en su composición nutricional, puede interferir en la calidad de vida de los consumidores. Por tanto, es importante identificar los motivos y comprenderlos para evitar consecuencias indeseadas.

Mencionamos y explicamos a continuación cuáles son estos riesgos existentes para la salud, al consumir soja.

1. Podría afectar la reproducción masculina

Los hombres tienen una cierta cantidad de estrógeno, pero poseer niveles significativamente elevados no es normal. Parece lógico entonces que una actividad elevada de estrógeno derivada de las isoflavonas de soja tenga algún efecto en hombres.

En ratas, la exposición a isoflavonas de soja en el vientre materno puede llevar a efectos adversos en el desarrollo sexual en machos. (9)

Nota: En una investigación en humanos, 99 hombres que asistían a una clínica de fertilidad fueron estudiados. Los que habían consumido las mayores cantidades de soja en los últimos tres meses tenían los conteos de esperma más bajos. (10)

Por supuesto, este estudio sólo muestra una correlación estadística y no prueba que fue la soja la que efectivamente hizo reducir el conteo de esperma.

Otro estudio halló que 40 miligramos de isoflavonas de soja al día durante cuatro meses no tuvo ningún efecto sobre las hormonas o la calidad del semen. (11)

Para destacar: Muchos piensan que la soja puede reducir los niveles de testosterona, pero el efecto parece ser débil e inconsistente. Algunos estudios muestran reducciones pequeñas, pero otros no arrojan cambios. (12)

2. Podría interferir con la función de las tiroides

Las isoflavonas en la soja también funcionan como goitrogenos, sustancias que interfieren con la función de la tiroides. En concreto, pueden inhibir la función de la peroxidasa tiroidea, enzima esencial para la producción de hormonas en la tiroides. (13)

Para destacar: Un estudio sobre 37 adultos japoneses reveló que 30 gramos de porotos de soja durante tres meses elevó los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH), un marcador de disfunción tiroidea.

Muchos sujetos tuvieron síntomas de hipotiroidismo, incluyendo malestar general, constipación, adormecimiento y aumento del tamaño de la tiroides. Estos síntomas desaparecieron luego de que se detuvo el consumo de soja. (14)

Sin embargo, otros estudios muestran que la soja no tiene efecto o tiene uno muy leve en la función tiroidea humana. (15)

3. La fórmula para bebés puede tener efectos negativos

Exponer a niños a las isoflavonas dándoles fórmula para bebés basada en soja puede tener efectos nocivos. En un estudio, las niñas que fueron alimentadas con fórmula de soja presentaron mayor tejido mamario a los dos años de edad que aquellas que bebieron leche materna o fórmula láctea. (16)

Otro estudio mostró que las niñas alimentadas con fórmula basada en soja tuvieron mayores probabilidades de comenzar la pubertad a una edad más temprana. (17)

Hay también evidencia de que la fórmula de soja durante la infancia puede alargar el ciclo menstrual y los dolores menstruales en la adultez. (18)

Nota: La soja es también muy alta en manganeso, lo cual podría llevar a problemas neurológicos y trastorno por déficit de atención (19). También posee mucho aluminio, que también puede ser problemático. (20)

Conclusiones Claves

  • La soja es una leguminosa con gran aporte protéico recomendado para la alimentación tanto humana como animal, debido a la calidad de sus componentes y moléculas biológicas.
  • Gracias a sus altos contenidos de antioxidantes y flavonoides, nuestro organismo se puede ver beneficiado reduciendo el riesgo de ciertas enfermedades y también sus sintomatologías.
  • El cáncer y la osteoporosis son enfermedades degenerativas que se pueden ver reducidas ante la presencia de principios activos presentes en el este superalimento.
  • Como toda sustancia, el exceso termina siendo negativo, por lo que es importante controlar las calidades y concentraciones del consumo de este alimento para prevenir consecuencias a largo plazo con efectos irreversibles.
Written By

Nutrición, Industria alimenticia e Innovación científica. Ingeniero de alimentos y Escritora. Sus conocimientos profesionales en lo referente a la composición química y molecular de los alimentos, más su entusiasmo por la escritura, convergen para especializarse en la redacción de artículos basados en un profundo análisis e investigación, que se presentan de forma específica y sencilla de comprender, debidamente apoyados por reconocidos trabajos médicos y científicos de los más importantes entes e instituciones internacionales.