Connect with us

Hola, ingresa aquí tu búsqueda

Comida Saludable

¿Qué Es El Tomate Y Cuáles Son Sus Beneficios?

A pesar de ser técnicamente una fruta, el tomate generalmente se clasifica como un vegetal. Los tomates son la principal fuente dietética del antioxidante licopeno, que se ha relacionado con muchos beneficios para la salud, incluido un menor riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer.

También son una gran fuente de vitamina C, potasio, ácido fólico y vitamina K.

Por lo general, son rojos cuando están maduros, pero pueden tener una variedad de colores, incluidos amarillo, naranja, verde y morado.

 

¿Cuál es la familia del tomate?

Conocido científicamente como Solanum lycopersicum, el tomate es la baya de una planta de la familia de las solanáceas, originaria de América del Sur. Además, hay muchas subespecies de tomates, con diferentes formas y sabores.

 

 

¿Por qué el tomate es una fruta?

Los científicos definen a las frutas como las partes de la planta que contienen semillas. Los cocineros definen las frutas como las partes comestibles de una planta con un sabor dulce.

Por otro lado, los cocineros definen las verduras como las partes comestibles de una planta con sabor salado. Estos pueden incluir, por ejemplo, las hojas (lechuga), tallos (apio), raíces (zanahorias) y flores (brócoli) de las plantas. Los científicos no tienen una definición específica para las verduras.

Usando estas definiciones, podemos comenzar a responder la pregunta de si un tomate es una fruta o un vegetal. Según los científicos, los tomates son claramente frutas, ya que son la parte de la planta de tomate que contiene las semillas.

Los cocineros, sin embargo, a menudo clasifican los tomates como vegetales ya que son la parte comestible de la planta de tomate y aunque son muy ricos en nutrientes, no tienen un sabor dulce.

Entonces, ¿Es esta una de esas preguntas curiosas sin alguna respuesta real? ¡No!

La cuestión que si un tomate es una fruta o un vegetal en realidad llegó hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos. En el caso de Nix v. Hedden en 1893, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó que, a los efectos de la Ley Arancelaria del 3 de marzo de 1883, los tomates son vegetales.

La Corte Suprema se basó en el hecho de que los tomates cumplen su función generalmente como vegetales, ya que normalmente se usan para las comidas y no para los postres. El fallo, sin embargo, solo se aplicó a la ley tributaria y no intentó reclasificar los tomates científicamente.

Entonces, podemos decir que los tomates son frutas según los científicos. Sin embargo, muchas personas, y la mayoría de los cocineros, continuarán considerándolos verduras.

 

 

¿Qué es lo que contiene el tomate?

El contenido de agua de los tomates es de alrededor del 95%. El otro 5% consiste principalmente en carbohidratos, fibra, vitaminas y minerales. Un tomate de tamaño mediano (123 gramos) contiene solo 22 calorías.

La tabla a continuación contiene información detallada sobre los nutrientes encontrados en los tomates.

Información Nutricional para 100 gramos de tomates, rojos, maduros y crudos

 

Contenido Cantidad
Calorías 18
Agua 95%
Proteína 0.9 g
Carbohidratos 3.9 g
Azúcar 2.6 g
Fibra 1.2 g
Grasa 0.2 g
Saturada 0.03 g
Monoinsaturada 0.03 g
Poliinsaturadas 0.08 g
Omega-3 0 g
Omega-6 0.08 g
Grasas trans 0

 

Carbohidratos

Los carbohidratos constituyen el 4% de los tomates crudos, lo que equivale a menos de 5 gramos de carbohidratos para un tomate de tamaño promedio (123 gramos).

Los azúcares simples, como la glucosa y la fructosa, representan casi el 70% del contenido de carbohidratos.

 

Fibra

Los tomates son una buena fuente de fibra, proporcionando aproximadamente 1.5 gramos para un tomate de tamaño promedio.

La mayoría de las fibras (87%) en los tomates son insolubles, en forma de hemicelulosa, celulosa y lignina.

En resumen, Los tomates frescos son bajos en carbohidratos (4%). El contenido de carbohidratos consiste principalmente en azúcares simples y fibras insolubles.

 

 

¿Cuáles son las vitaminas del tomate?

Los tomates son una buena fuente de varias vitaminas y minerales, como la vitamina C, el potasio, la vitamina K y el ácido fólico.

  • Vitamina C: Un nutriente esencial y antioxidante. Un tomate de tamaño mediano puede proporcionar aproximadamente el 28% de la ingesta diaria recomendada.
  • Potasio: Un mineral esencial, beneficioso para el control de la presión arterial y la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • Vitamina K1: También conocida como filoquinona, la vitamina K es importante para la coagulación de la sangre y la salud ósea.
  • Folato (B9): Una de las vitaminas B, importante para el crecimiento normal del tejido y la función celular. Es particularmente importante para las mujeres embarazadas.

 

Otros compuestos

El contenido de vitaminas y compuestos vegetales depende de la variedad del tomate y períodos de muestreo. El compuesto vegetal principal en los tomates es el licopeno, también contienen betacaroteno, naringenina y ácido clorogénico. Aquí hay una lista de los compuestos vegetales principales en los tomates.

  • Licopeno: Un pigmento rojo y antioxidante, que ha sido ampliamente estudiado por sus efectos beneficiosos para la salud.
  • Betacaroteno: Un antioxidante amarillo que se convierte en vitamina A en el cuerpo.
  • Naringenina: Se encuentra en la piel del tomate, este flavonoide ha demostrado disminuir la inflamación y proteger contra diversas enfermedades en ratones.
  • Ácido clorogénico: Un poderoso compuesto antioxidante, que puede disminuir la presión arterial en pacientes con presión arterial alta.

Las clorofilas y los carotenoides son responsables del color de los tomates. Cuando comienza el proceso de maduración, la clorofila (verde) se degrada y los carotenoides (rojo) se sintetizan.

 

¿Qué es el Licopeno?

De todos los compuestos vegetales que se encuentran en los tomates, el licopeno es uno de los más notables. El licopeno es el compuesto vegetal más abundante en los tomates. Se encuentra en grandes cantidades en productos preparados con tomate, como: kétchup, jugo de tomate y salsas a base de tomate.

El licopeno es el carotenoide más abundante en el tomate maduro y principalmente se encuentra con mayor concentración en la piel del tomate.

La regla general es que cuanto más rojo es el tomate, más licopeno contiene.

Los productos preparados con tomate, como el kétchup, el jugo de tomate y las salsas a base de tomate, son las fuentes dietéticas más ricas de licopeno y proporcionan más del 80% del licopeno dietético en los EE. UU.

La cantidad de licopeno en los productos procesados a partir del tomate a menudo es mucho más alta que en los productos preparados con los tomates frescos.

Kétchup, por ejemplo, contiene 10-14 mg / 100 g, pero los tomates frescos contienen solo 1-8 mg / 100 g de licopeno.

Otros alimentos en la dieta pueden tener un efecto fuerte en la absorción de licopeno del sistema digestivo. Consumirlo con grasa puede aumentar la absorción hasta 4 veces.

Sin embargo, esta afirmación puede variar en cada persona, ya que no todos absorbemos el licopeno a la misma velocidad.

A pesar de que los productos procesados que se fabrican con tomate son más altos en licopeno, se recomienda consumir tomates frescos y enteros siempre que sea posible.

 

 

¿Cuáles son los beneficios del tomate?

El consumo de tomates y productos a base de tomate se ha relacionado con muchos beneficios relacionados con: las enfermedades cardíacas, la prevención del cáncer, la salud de la piel y las quemaduras solares.

 

La salud del corazón

Las enfermedades cardiovasculares, incluidos los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares, son la causa de muerte más común en el mundo.

Un estudio en hombres de mediana edad demostró que los niveles bajos de licopeno y betacaroteno en la sangre están relacionados con un mayor riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

El aumento de la evidencia de los ensayos clínicos muestra que la administración de suplementos de licopeno es efectiva para reducir el colesterol LDL, el colesterol «malo».

Los ensayos clínicos de productos fabricados con tomate también han demostrado beneficios contra la inflamación y los marcadores de estrés oxidativo.

También muestran un efecto protector en la capa interna de nuestros vasos sanguíneos y pueden disminuir el riesgo de coagulación de la sangre.

 

Prevención de cáncer

El cáncer es un término genérico para el crecimiento descontrolado de células anormales que se diseminan más allá de sus límites normales, a menudo invadiendo otras partes del cuerpo.

Los estudios de observación han encontrado vínculos entre los tomates, los productos fabricados con tomate y una menor incidencia de cánceres de próstata, pulmón y estómago.

Se cree que el alto contenido de licopeno es la razón principal de estos efectos protectores, pero se necesitan ensayos humanos de alta calidad para confirmar esto.

Un estudio en mujeres muestra que las altas concentraciones de carotenoides, que se encuentran en grandes cantidades en los tomates, pueden proteger contra el desarrollo de cáncer de mama.

Te invitamos a visitar este artículo para conocer más sobre la prevención del cáncer: Alimentos Que Pueden Evitar El Cáncer – Basados En Estudios

 

Salud de la piel

Los tomates se consideran beneficiosos para la salud de la piel.

Los alimentos a base de tomates ricos en licopeno y otros compuestos vegetales pueden proteger contra las quemaduras solares.

Según un estudio, hubo un 40% menos de quemaduras solares después de ingerir aceite de oliva con 40 gramos de pasta de tomate (que proporciona 16 mg de licopeno), todos los días durante 10 semanas.

Quieres conocer otros alimentos que aportan grandes beneficios a tu salud, no esperes más, visita este artículo: 50 alimentos que son súper saludables

 

¿Comprar tomates orgánicos o industriales?

Cuando los tomates comienzan a madurar, empiezan a producir una hormona gaseosa llamada etileno.

Los tomates producidos por métodos tradicionales se cosechan y transportan mientras aún están verdes e inmaduros. Para volverlos rojos antes de venderlos se usa gas etileno artificial.

La desventaja de esto es que no permite el desarrollo del sabor natural y puede dar como resultado tomates insípidos.

Por lo tanto, los tomates orgánicos pueden tener un mejor sabor, porque se les permite madurar de forma natural.

 

 

¿Cuáles son las posibles desventajas?

Los tomates son muy seguros consumirlos en grandes cantidades, las posibles problemáticas dependen más bien de cómo han sido cosechados, cabe mencionar que algunas personas pueden ser alérgicas al tomate.

Otro punto importante a tratar, es que debes de tener cuidado al consumir los tomates junto con las semillas, ya que esto a la larga podría generar apendicitis, lo recomendable es extraer la mayoría de semillas posibles antes de consumir tomates.

 

Contaminación

Los tomates pueden contener niveles más altos de flúor si están expuestos al fluoruro o al gas en el suelo.

 

Alergia

Aunque la alergia al tomate es rara, con mayor frecuencia causa reacciones alérgicas en individuos alérgicos al polen de pasto.

Esta condición se llama síndrome de alergia al polen o síndrome de alergia oral. En el síndrome de alergia oral, el sistema inmune ataca las proteínas de frutas y vegetales que son similares al polen, lo que provoca reacciones alérgicas como picazón en la boca, picazón en la garganta o hinchazón de la boca o la garganta.

Las personas con alergia al látex también pueden experimentar algunas reacciones a los tomates.

Una alergia al tomate es una hipersensibilidad de tipo 1 a los tomates. Las alergias tipo 1 son comúnmente conocidas como alergias por contacto. Cuando una persona con este tipo de alergia entra en contacto con un alérgeno, como un tomate, se liberan histaminas en las áreas expuestas, como la piel, la nariz y el tracto respiratorio y digestivo. A su vez, esto causa una reacción alérgica.

A pesar de que los tomates y los productos a base de tomate son algunos de los alimentos más consumidos en la dieta occidental, las alergias al tomate son extremadamente raras. Un individuo con alergia al tomate también es propenso a reacciones alérgicas a otro tipo de alimentos cultivados, como las papas, el tabaco y las berenjenas.

 

Síntomas de una alergia al tomate

Los síntomas de una alergia al tomate generalmente ocurren poco después de que se consume el alérgeno. Incluyen:

  • Erupción cutánea, eczema o urticaria (urticaria)
  • Calambres abdominales, náuseas, vómitos o diarrea
  • Una sensación de picazón en la garganta
  • Tos, estornudos, sibilancias o secreción nasal
  • Hinchazón de la cara, boca, lengua o garganta (angioedema)
  • Anafilaxia (muy raramente)
  • Eccema de alergia al tomate: El eczema ocurre en solo alrededor del 10 por ciento de las personas con alergias a los alimentos. Sin embargo, los tomates (junto con los frutos secos) se consideran irritantes para las personas con eczema. Los síntomas del eczema relacionados con la alergia generalmente ocurren inmediatamente después de la exposición al alérgeno y pueden incluir erupciones recurrentes, picazón intensa, hinchazón y enrojecimiento.

 

Diagnóstico y tratamiento

La alergia al tomate puede confirmarse con una prueba cutánea o una prueba de sangre que detecta inmunoglobulina E (IgE). Evitar consumirlo es la mejor opción, pero las alergias al tomate generalmente se pueden tratar con éxito con antihistamínicos, y algunas pomadas con esteroides tópicos pueden ser útiles en el tratamiento de una erupción alérgica.

¿Eres alérgico al tomate o algún otro alimento?, preparamos una guía con todo lo que debes saber sobre las alergias.

 

Recetas para los alérgicos al tomate

Debido a que los tomates son la base de muchos de los platos que a los occidentales les gusta comer, puede ser frustrante para una persona con alergia al tomate evitar los alimentos que aman, como la pizza y la pasta. Sin embargo, con un poco de ingenio y preparación, una persona con alergia al tomate puede encontrar maneras de sustituirlos. Considera las siguientes opciones:

 

Salsa Alfredo

Rinde 2 porciones

 

Ingredientes

  • 8 onzas líquidas de nata montada, o crema para batir
  • 1 yema de huevo
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 1/4 taza de queso parmesano rallado
  • 1/4 taza de queso Romano rallado
  • 2 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 1 nuez moscada molida
  • Sal al gusto

Instrucciones

Derretir la mantequilla en una cacerola a fuego medio. Agregar la crema o nata montada. Agregar el queso parmesano y romano, la sal y la nuez moscada. Revolver constantemente hasta que se derrita, mezclar la yema de huevo. Dejar que hierva a fuego lento o fuego medio-bajo entre 3 y 5 minutos. Cubrir con otro poco de queso parmesano rallado. Se pueden usar otros tipos de quesos si se desea.

 

Salsa Bechamel (para pizzas o pastas)

 

Ingredientes

  • 1 taza de caldo de pollo o vegetales
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 1 taza del producto mitad leche y mitad nata
  • 2 cucharadas de harina para todo uso
  • 2 cucharadas de cebolla rallada
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta blanca molida
  • 1 pizca de tomillo seco
  • 1 pizca de pimienta de cayena molida

Instrucciones

En una cacerola pequeña, derretir la mantequilla y luego mezclar la harina, la sal y la pimienta blanca. Agregar la mitad del producto mitad leche y mitad nata frio y el caldo frío juntos. Mezclar bien. Cocinar a fuego medio y revolver con frecuencia hasta que espese. Retirar del fuego y agregar los otros condimentos.

 

 

Salsa para pastas sin tomate estilo japonés

Rinde 8 porciones

 

Ingredientes

  • 3 tazas de agua
  • 1 1/2 libras de zanahorias, cortadas en trozos grandes
  • 3 remolachas grandes, cortadas en cubitos
  • 3 tallos de apio, cortados en trozos grandes
  • 2 hojas de laurel
  • 2 cucharadas de kome rojo
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de albahaca
  • 2 cucharadas de arrurruz (o kuzu), disuelto en 1/4 taza de agua

Instrucciones

En un sartén, agregar agua, vegetales, hojas de laurel y miso. Cubrir y hervir hasta que esté muy suave (de 15 a 20 minutos). Hacer un puré con los vegetales, usando el caldo sobrante según sea necesario. Regresar a la olla. Saltear el ajo y agregar la salsa junto con aceite de oliva, albahaca, orégano y arrurruz. Cocinar a fuego lento durante 15 a 20 minutos adicionales. Sazonar al gusto.

 

 

En Conclusión

Los tomates son jugosos y dulces, están llenos de antioxidantes y pueden ayudar a combatir varias enfermedades.

Son especialmente ricos en licopeno, un compuesto vegetal que se ha relacionado con la mejoría de la salud cardíaca, la prevención del cáncer y la protección contra las quemaduras solares.

Los tomates pueden ser una parte valiosa de una dieta saludable.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Comida Saludable

Existen un montón de ingredientes con los que puedes elaborar ensaladas muy saludables y nutritivas. Tan solo tienes que saber elegir qué alimentos combinan...

Consejos de salud

El vinagre de manzana es un tónico natural. Tiene varios beneficios para la salud que están sustentados por estudios científicos en seres humanos. Sin...

Bajar de peso

La proteína de suero de leche es de calidad excepcional y contiene un rango increíble de aminoácidos esenciales, los cuales son absorbidos rápidamente (1)....

Bajar de peso

Desde hace muchos años, ya se creía que tomar agua favorecía la reducción de peso. Hoy en día, las suposiciones se confirman con numerosos...