Connect with us

Hola, ingresa aquí tu búsqueda

Comida Saludable

Queso Feta: propiedades y beneficios para la salud

El feta es el queso más conocido en Grecia. Es un queso blando, blanco, salado, es muy nutritivo, y una excelente fuente natural de calcio.

Como parte de la cocina mediterránea, este queso se utiliza en toda clase de platos – desde aperitivos hasta postres – porque tiene la capacidad de mejorar el sabor de los alimentos.

En el siguiente artículo, te traemos todo lo que necesitas saber sobre este producto lácteo.

¿Qué es el Queso Feta?

Es de origen griego. Es un producto de Denominación de Origen Protegido (DOP), lo que significa que solo el queso hecho en algunas zonas de Grecia puede tener el nombre “feta”.

En estas regiones, el feta se elabora con una mezcla de leche de ovejas y cabras criadas en pasto local. Este ambiente en particular es lo que da al queso sus características únicas.

Se debe tener en cuenta que el sabor del queso feta aunque es picante y agudo cuando se hace con leche de oveja, bien es más suave cuando se combina con la leche de cabra.

Se considera que es un queso fresco porque no se envejece ni se cura. El queso feta se produce en bloques, blanco y con una consistencia firme al tacto. Sin embargo, puede desmoronarse cuando se corta provocando un deleite de sensación cremosa y sabor en la boca.

¿Cómo se Elabora el queso feta?

El queso feta griego genuino está hecho de leche de oveja o una mezcla de leche de ovejas y leche de cabra. Es organolépticamente caracterizado por ser blanco y blando con bajos niveles de grasa.

Sin embargo, la leche de cabra no debe ser más del 30% de la mezcla. Esta es generalmente pasteurizada, pero también se utiliza cruda.

Después de la pasteurización de la leche, se añaden cultivos iniciadores de ácido láctico para separar el suero de las cuajadas, que están hechas de la proteína caseína. Luego, se añade el cuajo para ajustar la caseína.

Una vez que este proceso se completa, la cuajada se forma drenando el contenido de suero hasta lo menos posible y colocando la cuajada en moldes durante 24 horas.

Cuando la cuajada está con una consistencia firme, se corta en cubos, ya salados y colocados en barriles de madera o contenedores de metal durante un máximo de tres días. A continuación, los bloques de queso se colocan en una solución salada y se refrigera durante dos meses.

Finalmente, cuando está listo para ser distribuido a los consumidores para su compra, se debe guardar o envasar contenido en esta solución (llamada salmuera) para preservar la frescura y su consistencia.

¿Cuales son las propiedades nutricionales del queso feta?

El queso feta parece ser una opción saludable. Una onza (28 gramos) proporciona:

  • Calorías: 74
  • Grasas: 6 gramos
  • Proteína: 4 gramos
  • Carbohidratos:1 gramos
  • Riboflavina: 14% de la RDI
  • Calcio: 14% de la RDI
  • Sodio: 13% de la RDI
  • Fósforo: 9% de la RDI
  • Vitamina B12: 8% de la RDI
  • Selenio: 6% de la RDI
  • Vitamina B6: 6% de la RDI
  • Zinc: 5% de la RDI

También tiene cantidades decentes de vitaminas A y K, folato, ácido pantoténico, hierro y magnesio.

Asimismo, es más bajo en grasa y calorías que los curados como el cheddar o el parmesano. Una onza (28 gramos) de cheddar o parmesano contiene más de 110 calorías y 7 gramos de grasa, mientras que 1 onza de queso feta tiene solo 74 calorías y 6 gramos de grasa.

Además, contiene más calcio y vitaminas B que otros productos frescos como el mozzarella, el ricotta, el requesón o el de cabra.

¿Qué Beneficios tiene el queso feta para la salud?

El feta es un producto que a partir de su proceso de elaboración y materia prima contiene muchas propiedades que aportan beneficios para la salud de sus consumidores. A continuación serán mencionadas y descritas unas de las más importantes.

1. Puede mejorar la salud de los huesos

El queso feta es una buena fuente de calcio natural, fósforo y proteínas, los cuales han demostrado mejorar la salud ósea. El calcio y la proteína ayudan a mantener la densidad ósea y prevenir la osteoporosis, mientras que el fósforo ayuda a los huesos a absorber el calcio.

Cada porción de este queso blando y blanco, proporciona casi el doble de calcio que de fósforo. Bien se ha demostrado entonces que estás proporciones tienen efectos positivos sobre la salud ósea.

Asimismo, la mezcla de leche de oveja y cabra contiene más calcio y fósforo que la de vaca. Por lo tanto, con la incorporación del feta en la dieta, bien podrás ayudar a alcanzar el consumo diario recomendado de calcio. (1)

Aprende más sobre “los alimentos ricos en calcio” en artículos como: 26 alimentos ricos en calcio que no te puedes perder.

2. El Queso Feta es Bueno para el Intestino

Los probióticos son bacterias vivas y amigables que tienden a beneficiar la salud y no modifican el sabor del producto. Se ha demostrado que el feta contiene Lactobacillus plantarum, que representa aproximadamente el 48% de sus bacterias. (2)

Estas bacterias pueden ayudar a desarrollar el sistema inmunológico y la salud intestinal mediante la protección del tracto intestinal de las bacterias causantes de enfermedades como E. coli y Salmonelosis.

Además, parecen aumentar la producción de compuestos que reprimen la respuesta inflamatoria, proporcionando así beneficios antiinflamatorios.

Por último, los estudios en tubos de ensayo han demostrado que estas bacterias resistentes y otras cepas de levadura que se encuentran en este queso de forma natural pueden crecer en un pH bajo, teniendo en cuenta que tienen la capacidad de sobrevivir a condiciones extremas en el intestino, como el ácido biliar.

Aprende más sobre “los alimentos probioticos” en artículos como: 11 alimentos probioticos sorprendentemente saludables.

3. Contiene ácidos grasos beneficiosos

El ácido linoleico conjugado (ALC) es un ácido graso natural que se encuentra en los productos de origen animal. Se ha demostrado que ayuda a mejorar la composición corporal, llevando a menos la masa corporal de grasa y aumentando la masa corporal magra.

El ALC también puede ayudar a prevenir la diabetes y se ha demostrado que tiene efectos anticancerígenos.

Hay que tener en cuenta que los quesos hechos con leche de oveja tienen una mayor concentración de ALC que los hechos con leche de vaca o cabra. De hecho, el queso feta contiene hasta el 1,9% de ALC, que representa el 0,8% de su contenido graso. (3)

A pesar de que este contenido de ALC disminuye después del período de maduración y durante el almacenamiento, un estudio ha demostrado que el uso de cultivos de bacterias en la elaboración del queso podría ayudar a aumentar la concentración del ALC.

Por lo tanto, comer queso feta podría contribuir a su consumo de ALC y proporcionar todos los beneficios que ofrece.

Curiosamente, Grecia tiene la menor incidencia de cáncer de mama y el mayor consumo de productos lácteos en la Unión Europea.

Aprende más sobre “alimentos ricos en grasa” en artículos como: 10 alimentos ricos en grasas sorprendentemente saludables.

¿Cuales son las Desventajas del Queso Feta?

El queso feta es una buena fuente láctea de nutrientes con un muy característico y llamativo sabor y consistencia. Aunque, debido a su elaboración y los tipos de leche utilizados, podría causar ligeramente algunos inconvenientes:

1. Contiene altas cantidades de sodio

Durante el proceso de elaboración, se agrega sal a la cuajada. Adicionalmente, durante el almacenamiento, el bloque de queso necesita sumergirse en una salmuera de hasta un 7% de sal.

El producto terminado es un producto rico en sodio. De hecho, el queso feta contiene 312 mg de sodio en una porción de 1 onza (28 gramos), que puede representar hasta el 13% de su RDI.

Nota: Hay que tomar en cuenta que si se debe seguir un régimen bajo en sal, podrás reducir su contenido en el producto al lavar el mismo con agua antes de comerlo.

2. Tiene un alto contenido de lactosa

Los quesos frescos y elaborados con altos niveles de grasa láctea tienden a ser más altos en lactosa que los quesos curados. Ya que el queso feta es un queso fresco hecho de leche entera, tiene un contenido de lactosa más alto que el gouda, el parmesano o el ricotta.

Importante: Las personas alérgicas o intolerantes a la lactosa deben evitar comer quesos frescos, incluyendo el feta.

3. Las mujeres embarazadas no deben consumir queso feta sin pasteurizar

Listeria monocytogenes es un tipo de bacteria que se encuentra en el agua y en el campo que puede contaminar los cultivos y animales.

Se suele aconsejar a las mujeres embarazadas que eviten el consumo de verduras crudas y carnes, así como productos lácteos no pasteurizados, ya que hay posibilidad de que esté contaminado con estas bacterias. (5)

Los quesos hechos con leche sin pasteurizar tienen un mayor riesgo de portar las bacterias que los hechos con leche pasteurizada.

Del mismo modo, bien existe un mayor riego de que aquellos que son frescos porten dichas bacterias que los curados, debido al alto contenido de humedad.

¿Cómo Comer El Queso Feta?

El queso feta puede ser un buen aderezo para las comidas debido a su sabor y textura. De hecho, los griegos tradicionalmente lo mantenían en la mesa para que las personas lo agregaran libremente durante las comidas.

Aquí hay algunas maneras divertidas de agregar este tipo de queso a las comidas:

  • En el pan: Se cubre el pan con el queso feta, se rocía con aceite de oliva y se sazona con sal y pimienta.
  • En las ensaladas: Se esparce el queso feta rallado en las ensaladas.
  • A la parrilla: Después de asar el queso feta, se rocía con aceite de oliva y se sazona con pimienta.
  • Con frutas: Se pueden crear platos como una ensalada de sandía, queso feta y menta.
  • En tacos: Se esparce el queso feta rallado en el contenido de los tacos.
  • En la pizza: Se agrega el queso feta rallado e ingredientes como tomates, pimientos y aceitunas.
  • En tortillas: Combinando los huevos con espinacas, tomates, aceite de oliva y queso feta.
  • En la pasta: Se usa con alcachofas, tomates, aceitunas, alcaparras, perejil y aceite de oliva.
  • En papas: Se recomienda probarlo con patatas al horno o puré.
Written By

Nutrición, Industria alimenticia e Innovación científica.Ingeniero de alimentos y Escritora. Sus conocimientos profesionales en lo referente a la composición química y molecular de los alimentos, más su entusiasmo por la escritura, convergen para especializarse en la redacción de artículos basados en un profundo análisis e investigación, que se presentan de forma específica y sencilla de comprender, debidamente apoyados por reconocidos trabajos médicos y científicos de los más importantes entes e instituciones internacionales.

1 Comment

1 Comment

  1. Alexandra Díaz

    abril 28, 2019 at 3:18 am

    Muy buen artículo, con información precisa, gracias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *