Connect with us

Hola, ingresa aquí tu búsqueda

Consejos de salud

Cuidado con el agua: consejos para viajeros

Hoy en día tenemos más facilidades para viajar a lugares exóticos que hace unas décadas: cada vez es más común que las aerolíneas ofrezcan precios más atractivos e inciten a disfrutar las vacaciones o nuestro tiempo libre en parajes hermosos, lejos de nuestros hogares.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que viajar a determinados países o sitios supone el riesgo de contraer diferentes enfermedades o afecciones, como por ejemplo la temida diarrea del viajero.

 

 

¿Qué es la diarrea del viajero?

La diarrea del viajero, también conocida en México como “la venganza de Moctezuma” es, sin duda alguna, la enfermedad más común que sufren los viajeros internacionales al desplazarse a lugares exóticos con climas o regiones muy diferentes al de sus países de origen, y con condiciones higiénicas no muy estrictas.

Por norma general, este tipo de diarrea se contrae mediante el consumo de agua y alimentos contaminados por determinados virus, bacterias o parásitos.

Aunque, normalmente esta afección no supone un gran riesgo para la salud del turista, lo cierto es que tiene como consecuencia un gran número de incomodidades, ya que su duración es de aproximadamente tres días.

Durante ese periodo, la persona afectada sufrirá una diarrea intensa, calambres abdominales, náuseas y debilidad generalizada, de modo que suele generar cambios en la planificación ya hecha para el viaje.

Aunque la comida tiene un papel muy importante a la hora de contraer esta enfermedad, lo cierto es que beber agua sin tener en cuenta una serie de precauciones supone una de las causas más comunes de contagio. Y es que hay una serie de consejos que debemos considerar para evitar el mal rato y que nuestras vacaciones se vean interrumpidas.

Aprende más sobre “los beneficios del agua” en nuestro artículo: Los beneficios de tomar agua.

 

 

Precauciones a la hora de beber.

En primer lugar, se aconseja enormemente evitar el consumo de agua de grifo o de cualquier otra fuente que no sea agua embotellada y sellada.

Nuestro cuerpo no está acostumbrado a algunos de los microorganismos que habitan en el agua que se consume de forma habitual en ciertas regiones, de modo que se debe beber agua si y sólo si proviene de fuentes fiables.

Hay que comprobar que las botellas no han sido abiertas previamente, para asegurar que no hayan sido llenadas de nuevo con agua del grifo y, procurar en su medida siempre pedir agua embotelladas y selladas.

Sin embargo, las precauciones no terminan aquí: además hay que ser cuidadosos al momento de lavarnos los dientes o enjuagarnos la boca con agua del grifo también, así como utilizar cubitos de hielo para refrescar las bebidas, ya que supone un alto riesgo. Tener en cuenta todo esto nos evitará muchos momentos indeseables.

Controlar estos riesgos del agua es mucho más sencillo cuando se realiza un tipo de turismo organizado, planificar la estadía en hoteles donde las condiciones higiénicas son superiores es una muy buena recomendación.

Para aquellas personas que prefieran ir por su cuenta, deberán extremar las precauciones: incluso es posible que se vean obligados a tener que desinfectar agua para consumirla, para así disminuir el riesgo de contraer la enfermedad.

Conoce otros «beneficios del agua” en nuestro artículo: 7 beneficios de tomar agua.

 

 

Métodos de desinfección.

Hervir el agua sirve para eliminar en gran parte los patógenos presentes; en caso de que se trate de agua turbia, lo mejor es dejarla reposar y filtrarla antes de hervirla, este proceso deberá durar como mínimo un minuto para que sea efectivo.

Si no es posible hervir, otra manera de esterilizar el agua es añadiendo lejía al líquido de forma controlada.

La lejía a usar no debe tener aromas, ni ser específica para ropa de color o incorporar otros limpiadores y se debe utilizar estrictamente en proporciones determinadas para que se produzca la desinfección sin que genere un riesgo para nuestra salud: por ejemplo, una lejía de tipo estándar que contenga un 8,25% de hipoclorito de sodio, lo ideal sería añadir unas dos gotas de lejía por cada cuarto de litro de agua.

Es muy importante que, sin importar el método que se emplee para desinfectar el agua, ésta debe ser debidamente filtrada anteriormente, de lo contrario no será efectivo.

También cabe considerar que este sistema debe ser usado siempre como última opción, sólo en caso de no poder tener acceso a agua embotellada, la cual sería la solución más recomendable y de menor riesgo.

El agua también puede ayudarte a adelgazar, lee nuestro artículo: La ciencia confirma que tomar agua adelgaza.

 

 

En Conclusión.

Por último, es necesario tener en cuenta la manera en que vamos a limpiar los alimentos consumimos, ya que, aunque estén buenas condiciones, si usamos agua contaminada para limpiarlos, tendremos el mismo problema.

Debemos asegurarnos de lavar las frutas y verduras solamente con agua limpia y comprobar que el origen de los alimentos es fiable (nada de puestos callejeros, a menos que estén expuestos al aire libre, por ejemplo).

Si sigues todas estas indicaciones es mucho más probable que puedas disfrutar por completo de tu viaje sin incómodas distracciones.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Comida Saludable

Existen un montón de ingredientes con los que puedes elaborar ensaladas muy saludables y nutritivas. Tan solo tienes que saber elegir qué alimentos combinan...

Consejos de salud

El vinagre de manzana es un tónico natural. Tiene varios beneficios para la salud que están sustentados por estudios científicos en seres humanos. Sin...

Bajar de peso

La proteína de suero de leche es de calidad excepcional y contiene un rango increíble de aminoácidos esenciales, los cuales son absorbidos rápidamente (1)....

Bajar de peso

Consumir demasiada azúcar añadida es una de las peores cosas que le puedes hacer a tu cuerpo. Ya que el azúcar puede tener muchos...