Connect with us

Hola, ingresa aquí tu búsqueda

Bajar de peso

8 Cosas Sorprendentes Que Dañan sus Bacterias Intestinales Beneficiosas

El intestino humano conocido como la «flora intestinal», es el hogar de más de 100 millones de bacterias.

Tener una flora intestinal saludable es muy importante para la salud en general.

Curiosamente, muchas dieta, estilo de vida y otros factores ambientales pueden afectar negativamente a sus bacterias intestinales.

 

 

¿Qué son las bacterias intestinales y por qué son importantes?

Cientos de especies de bacterias residen en el intestino. Algunas las bacterias son beneficiosas, mientras que otros no lo son.

La mayoría de las bacterias en el intestino pertenecen a uno de cuatro grupos: Firmicutes, Bacteroidetes, Actinobacteria o Proteobacteria.

Cada grupo desempeña un papel en la salud y requiere diferentes nutrientes para el crecimiento.

Las bacterias intestinales beneficiosas son importantes para la digestión. Destruyen las bacterias dañinas y otros microorganismos además producen vitamina K, ácido fólico y ácidos grasos de cadena corta.

Cuando la flora intestinal contiene demasiadas bacterias dañinas y no suficientes bacterias amigables, puede ocurrir un desequilibrio. Esto se conoce como disbiosis.

Tanto la disbiosis como la reducción de la diversidad microbiana en la flora intestinal se han relacionado con la resistencia a la insulina, el aumento de peso, la inflamación, la obesidad, enfermedades inflamatorias intestinal y el cáncer colorrectal.

Por lo tanto, es importante mantener las bacterias intestinales amigables tan abundantes como sea posible.

Sin más preámbulos, aquí hay 8 cosas sorprendentes que pueden causar daño a las bacterias intestinales beneficiosas.

 

 

1. No comer una diversa variedad de alimentos

En general, se considera que una flora intestinal diversa y rica en alimentos es saludable.

La falta de diversidad alimenticia en las bacterias intestinales limita la recuperación de influencias nocivas, como la infección o los antibióticos.

Una dieta que consiste en una amplia variedad de alimentos enteros, tales como frutas, verduras y granos enteros, puede conducir a una flora intestinal más diversa. De hecho, el cambio de su dieta puede alterar su perfil de flora intestinal sólo después de unos días.

Esto se debe a que los alimentos que comemos proporcionan nutrientes que ayudan a las bacterias a crecer. Una dieta rica en alimentos integrales proporciona a su intestino una variedad de nutrientes que ayudan a promover el crecimiento de diferentes tipos de bacterias, resultando en una flora intestinal más diversa.

Desafortunadamente, en los últimos 50 años, gran parte de la diversidad en la dieta occidental se ha perdido. Hoy en día, el 75% del suministro mundial de alimentos proviene de sólo 12 plantas y cinco especies animales.

Curiosamente, los estudios muestran que los que viven en las regiones rurales de África y América del Sur tienen una flora intestinal más diversa que los que viven en los EE.UU. y Europa.

Sus dietas generalmente no son afectadas por el mundo occidental y son ricas en fibra y una variedad de fuentes de proteínas vegetales.

Resumen: Una dieta que carece de una variedad de alimentos enteros diferentes puede resultar en una pérdida de diversidad de flora intestinal. Esto puede tener una serie de efectos negativos para la salud.

 

 

2. Falta de prebióticos en la dieta

Los prebióticos son un tipo de alimento que pasa a través del cuerpo sin digerirse que promueve el crecimiento y la actividad de las bacterias intestinales beneficiosas

Muchos alimentos, incluyendo frutas, verduras y granos enteros, contienen naturalmente fibra prebiótica.

La falta de estos alimentos puede ser perjudicial para su salud digestiva en general.

Los alimentos ricos en prebióticos incluyen:

  • Lentejas, garbanzos y frijoles
  • Avena
  • Plátanos
  • Alcachofas de Jerusalén o Pataca
  • Espárragos
  • Ajo
  • Puerros
  • Cebollas
  • Nueces.

Un estudio realizado en 30 mujeres obesas encontró que tomar un suplemento prebiótico diario durante tres meses promovía el crecimiento de las bacterias sanas como la Bifidobacterium y Faecalibacterium.

Los suplementos de fibra prebiótica también promueven la producción de ácidos grasos de cadena corta.

Estos ácidos grasos son la principal fuente de nutrientes para las células de su colon. Pueden ser absorbidos por la sangre, donde promueven la salud metabólica y digestiva, reducen la inflamación y también puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal.

Además, los alimentos ricos en fibra prebiótica pueden desempeñar un papel importante en la reducción de los niveles de insulina y colesterol.

Resumen: Los prebióticos son un tipo de fibra comúnmente encontrada en frutas, verduras y granos enteros. Son importantes para aumentar las bacterias intestinales sanas como Bifidobacterium.

 

 

3. Beber demasiado alcohol

El alcohol es adictivo, altamente tóxico y puede tener efectos físicos y mentales nocivos cuando se consume en grandes cantidades.

En términos de salud intestinal, el consumo excesivo de alcohol puede causar problemas graves, incluyendo la disbiosis.

Un estudio examinó la flora intestinal de 41 alcohólicos y los comparó con 10 individuos sanos que consumieron poco o ningún alcohol. La disbiosis estuvo presente en el 27% de la población alcohólica, pero no estuvo presente en ninguno de los individuos sanos.

Otro estudio comparó los efectos de tres tipos diferentes de alcohol en la salud intestinal.

Durante 20 días, cada individuo consumió 9,2 onzas (272 ml) de vino tinto, la misma cantidad de vino tinto desalcoolizado o 100 ml (3,4 onzas) de ginebra cada día.

La ginebra disminuyó el número de bacterias intestinales benéficiosas, mientras que el vino tinto en realidad aumentó la abundancia de bacterias conocidas por promover la salud intestinal y disminuyó el número de bacterias intestinales dañinas como Clostridium.

El efecto beneficioso del consumo moderado de vino tinto en las bacterias intestinales parece ser debido a su contenido de polifenoles.

Los polifenoles son compuestos bio-sintetizados por las plantas que escapan a la digestión y son descompuestas por las bacterias intestinales. También pueden ayudar a reducir la presión arterial y mejorar el colesterol.

Resumen: En términos generales, el consumo de alcohol tiene un efecto perjudicial sobre las bacterias intestinales. Sin embargo, el contenido de polifenoles en el vino tinto puede tener un efecto protector sobre las bacterias intestinales cuando se consume con moderación.

 

 

4. Uso de antibióticos

Los antibióticos son medicamentos importantes para tratar infecciones y enfermedades causadas por bacterias, tales como infecciones del tracto urinario y estreptococo.

Trabajan matando bacterias o evitando que se multipliquen y han salvado millones de vidas en los últimos 80 años.

Sin embargo, uno de sus inconvenientes es que afectan a las bacterias buenas y malas. De hecho, incluso un solo tratamiento antibiótico puede conducir a cambios nocivos en la composición y diversidad de la flora intestinal.

Los antibióticos suelen causar un declive a corto plazo en las bacterias beneficiosas, como Bifidobacteria y Lactobacilos, y pueden aumentar temporalmente las bacterias dañinas como Clostridium.

Sin embargo, los antibióticos también pueden conducir a alteraciones a largo plazo en la flora intestinal. Después de completar una dosis de antibióticos, la mayoría de las bacterias beneficiosas se regeneran después de 1 a 4 semanas, pero generalmente la cantidad no vuelven a los niveles anteriores.

De hecho, un estudio encontró que una sola dosis de antibióticos redujo la diversidad de Bacteroides, uno de los grupos bacterianos más dominantes, y aumentó el número de cepas resistentes. Estos efectos se mantuvieron hasta por dos años.

Resumen: Los antibióticos pueden afectar la diversidad y composición de la flora intestinal, incluso en casos de uso a corto plazo. Esto puede tener efectos nocivos en las bacterias intestinales que pueden durar hasta dos años.

 

 

5. Falta de actividad física regular

La actividad física se define simplemente como cualquier movimiento del cuerpo que quema energía.

Caminar, jardinería, natación y ciclismo son ejemplos de actividad física.

El ser activo físicamente tiene una serie de beneficios para la salud, incluyendo pérdida de peso, niveles de estrés más bajos y un riesgo reducido de enfermedad crónica.

Es más, estudios recientes sugieren que la actividad física también puede alterar las bacterias intestinales beneficiosas, mejorando así la salud intestinal.

Los niveles de aptitud más altos están asociado con una mayor abundancia de butirato, un ácido graso de cadena corta que es importante para la salud en general, y las bacterias productoras de butirato.

Un estudio encontró que los jugadores profesionales de rugby tenían una flora intestinal más diversa y dos veces más el número de familias bacterianas, en comparación con los grupos de control emparejados por tamaño corporal, edad y sexo.

Por otra parte, los atletas tenían mayores niveles de Akkermansia, una bacteria demostrada que desempeñan un papel importante en la salud metabólica y la prevención de la obesidad.

Se han reportado resultados similares en mujeres.

Un estudio comparó la flora intestinal de 19 mujeres físicamente activas con 21 mujeres no activas.

Las mujeres activas tenían mayor abundancia de bacterias beneficiosas para de la salud, incluyendo Bifidobacterium y Akkermansia, lo que sugiere que la actividad física regular, incluso en intensidades bajas a moderadas, puede ser beneficiosa.

Resumen: La actividad física regular promueve el crecimiento de bacterias intestinales benéficas, incluyendo Bifidobacterium y Akkermansia. Estos efectos positivos no se observan en individuos que están inactivos
.

 

 

6. Fumar cigarrillos

El humo del tabaco se compone de miles de productos químicos, 70 de los cuales pueden causar cáncer.

Fumar causa daño a casi todos los órganos del cuerpo y aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y cáncer de pulmón.

El tabaquismo es también uno de los factores de riesgo ambientales más importantes para la enfermedad inflamatoria intestinal, una enfermedad caracterizada por la inflamación del tracto digestivo.

Además, los fumadores son dos veces más propensos a tener la enfermedad de Crohn, un tipo común de enfermedad inflamatoria intestinal, en comparación con los no fumadores.

En un estudio, el abandono del hábito de fumar aumentó la diversidad de flora intestinal, que es un marcador de un intestino sano.

Resumen: El fumar tiene efectos perjudiciales en casi incluso el órgano en el cuerpo. Abandonar el hábito de fumar puede mejorar la salud intestinal al aumentar la diversidad de la flora intestinal, y esto puede ocurrir después de sólo nueve semanas.

 

 

7. No Dormir lo suficiente

Dormir bien es muy importante para la salud en general.

Los estudios demuestran que la privación del sueño está vinculada a muchas enfermedades, entre ellas la obesidad y las cardiopatías.

El sueño es tan importante que nuestro cuerpo tiene su propio reloj para administrar el tiempo, conocido como ritmo circadiano.

Es un reloj interno de 24 horas que afecta al cerebro, cuerpo y hormonas. Puede mantenerlo alerta y despierto, pero también puede decirle a su cuerpo cuándo es el momento de dormir.

Parece que el intestino también sigue un ritmo diario circadiano. Interrumpir su reloj corporal a través de la falta de sueño, trabajo por turnos y comer tarde en la noche puede tener efectos nocivos en sus bacterias intestinales.

Un estudio de 2016 fue el primero en explorar los efectos de la privación de sueño a corto plazo sobre la composición de la flora intestinal.

El estudio comparó los efectos de dos noches de privación de sueño (aproximadamente 4 horas por noche) frente a dos noches de duración normal del sueño (8,5 horas) en nueve hombres.

Dos días de privación del sueño causaron cambios sutiles en la flora intestinal y aumentaron la abundancia de bacterias asociadas con el aumento de peso, la obesidad, la diabetes tipo 2 y el metabolismo de las grasas.

Sin embargo, los efectos de la privación del sueño sobre las bacterias intestinales es un nuevo campo de investigación. Se necesitan más estudios para determinar el impacto de la pérdida del sueño y la mala calidad del sueño en la salud intestinal.

Resumen: El cuerpo tiene un reloj interno de 24 horas llamado ritmo circadiano. La privación del sueño puede alterar el ritmo circadiano, y esto parece tener efectos nocivos en las bacterias intestinales.

 

 

8. Demasiado estrés.

Ser saludable no es sólo acerca de la dieta, la actividad física y el sueño adecuado.

Los altos niveles de estrés también pueden tener efectos nocivos en el cuerpo. En el intestino, el estrés puede aumentar la sensibilidad, reducir el flujo sanguíneo y alterar las bacterias intestinales nocivas.

Estudios en ratones han demostrado que diferentes tipos de estrés, como el aislamiento, el hacinamiento y el estrés por calor, pueden reducir la diversidad de la flora intestinal y alterar los perfiles dañinos intestinales.

La exposición al estrés en ratones también afecta a las poblaciones bacterianas, causando un aumento en bacterias potencialmente dañinas como Clostridium y reduciendo las poblaciones de bacterias beneficiosas como Lactobacillus.

Un estudio en seres humanos examinó el efecto del estrés sobre la composición de las bacterias intestinales en 23 estudiantes universitarios.

La composición de las bacterias intestinales se analizó al inicio del semestre y al final del semestre durante los exámenes finales.

El alto estrés asociado con los exámenes finales causó una reducción en las bacterias beneficiosas , incluyendo Lactobacilos.

Aunque es prometedor, la investigación sobre la relación entre el estrés y la flora intestinal es bastante nueva, y los estudios en humanos son actualmente limitados.

Resumen: Se ha demostrado que el exceso de estrés reduce la diversidad de la flora intestinal y altera los perfiles de flora intestinal aumentando las bacterias dañinas como Clostridium y reduciendo las bacterias benéficas como Lactobacilli.

 

 

Cómo mejorar la salud intestinal

Una flora intestinal saludable posee gran diversidad en bacterias amigables y es esencial para la salud en general.

Estos son algunos consejos sobre cómo mejorar su flora intestinal:

  • Coma más alimentos prebióticos: Coma muchos alimentos ricos en fibras prebióticas, como legumbres, cebollas, espárragos, avena, plátanos y otros.
  • Consumir más probióticos: Los probióticos pueden aumentar la abundancia de bacterias intestinales beneficiosas. Los alimentos fermentados, como el yogur, el kimchi, el kefir y el tempeh, son excelentes fuentes alimenticias. También podría comenzar a tomar un suplemento probiótico.
  • Tómese el tiempo necesario para dormir: Para mejorar la calidad del sueño, trate de cortar cafeína en la tarde del día, dormir en completa oscuridad y hacer una rutina de sueño estructurado para ir a dormir y despertar a la misma hora cada día.
  • Reducir el estrés: El ejercicio regular, la meditación y los ejercicios de respiración profunda pueden ayudar a reducir sus niveles de estrés. Si regularmente se siente abrumado por el estrés, no es mala idea que desee considerar ver a un psicólogo.
  • Coma alimentos ricos en polifenoles: Alimentos con buenas fuentes de polifenoles pueden ser arándanos, vino tinto, chocolate negro y té verde. Los polifenoles no se digieren muy eficientemente y con frecuencia se dirigen al colon, donde son digeridos por bacterias beneficiosas, ayudándolas en su crecimiento.
Resumen: Hay muchas maneras de mejorar su salud intestinal. Comer una dieta saludable y diversa, dormir bien y reducir los niveles de estrés son excelentes maneras de ayudar a mejorar su flora intestinal.

 

 

En Conclusión

Las bacterias intestinales juegan un papel importante en la salud general, y la interrupción de la flora intestinal se ha relacionado con muchos problemas de salud.

Los factores relacionados con la dieta y el estilo de vida, como la mala calidad del sueño, el consumo de alcohol y la inactividad, pueden dañar las bacterias intestinales beneficiosas.

Alternativamente, vivir un estilo de vida saludable caracterizado por actividad física regular, poco estrés y una variedad de alimentos integrales es la mejor manera de asegurar una flora intestinal saludable.

En muchos casos, los alimentos fermentados y los suplementos probióticos también pueden ayudar.

1 Comment

1 Comment

  1. fibra en tu dieta

    julio 11, 2017 at 4:26 pm

    Lo más importante intentar tomarse la vida de forma positiva…parece mentira pero nuestra flora intestinal depende en gran medida de nuestro estado de animo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Comida Saludable

Existen un montón de ingredientes con los que puedes elaborar ensaladas muy saludables y nutritivas. Tan solo tienes que saber elegir qué alimentos combinan...

Consejos de salud

El vinagre de manzana es un tónico natural. Tiene varios beneficios para la salud que están sustentados por estudios científicos en seres humanos. Sin...

Bajar de peso

La proteína de suero de leche es de calidad excepcional y contiene un rango increíble de aminoácidos esenciales, los cuales son absorbidos rápidamente (1)....

Bajar de peso

Consumir demasiada azúcar añadida es una de las peores cosas que le puedes hacer a tu cuerpo. Ya que el azúcar puede tener muchos...