Connect with us

Hola, ingresa aquí tu búsqueda

Recetas Articulo revisado

10 sustitutos caseros del polvo para hornear

El polvo para hornear es un ingrediente que comúnmente se utiliza para agregar volumen y suavizar la textura de los postres que se preparan al horno.

Sin embargo, puede que no siempre tengas polvo para hornear a tu alcance. Por suerte, hay una amplia variedad de ingredientes que puedes utilizar en su lugar.

Este artículo examina los 10 mejores sustitutos del polvo para hornear.

¿Qué es el polvo para hornear?

El polvo para hornear es un agente de fermentación que se utiliza mucho en la cocina en general, y particularmente en la pastelería.

Para destacar: Se compone de bicarbonato de sodio (conocido químicamente como una base), mezclado con un ácido, como el cremor tártaro, también puede contener un relleno como fécula (maicena).

Cuando se combina con agua, el ácido reacciona con el bicarbonato de sodio en una reacción ácido-base y libera dióxido de carbono en forma de gas.

Esto conduce a la formación de burbujas, haciendo que la mezcla se expanda, lo que añade volumen a los pasteles, panes y alimentos horneados.

A menudo se confunde el polvo para hornear con el bicarbonato de sodio, este último consiste en un único compuesto y le falta el componente ácido. Por lo tanto, debe combinarse con un ácido para que tenga el mismo efecto de levadura, semejante al polvo para hornear.

10 sustitutos caseros del polvo para hornear

En caso de encontrarte haciendo una receta y tener en falta el polvo para hornear, no te detengas. Aquí te presentamos 10 sustitutos caseros que pueden usarse en lugar de polvo para hornear.

1. Suero de mantequilla

El suero de mantequilla es un producto lácteo fermentado con un sabor amargo, ligeramente picante, que a menudo se compara con el yogur natural.

El suero de mantequilla casero se obtiene al batir la nata de la leche natural. La mayor parte del suero de mantequilla que venden en las tiendas lo hacen añadiendo cultivos de bacterias a la leche, para luego fermentar, descomponiendo los azúcares en ácidos.

Debido a su acidez, la combinación del suero de mantequilla con bicarbonato de sodio puede producir el mismo efecto de levadura que el polvo para hornear.

Para mantener la textura y la consistencia deseada en tu receta después de hornear, debes tener en cuenta que es importante disminuir la cantidad de los otros líquidos que agregues para compensar la cantidad del suero agregado.

Ingredientes:

  • 1/2 taza (122 gramos) de suero de mantequilla
  • 1/4 de cucharadita (1 gramo) de bicarbonato de sodio.

Procedimiento:

Se agrega la mezcla al resto de los ingredientes para así obtener fácilmente un sustituto que equivale a 1 cucharadita (5 gramos) de polvo para hornear.

Importante: Para mantener la textura y la consistencia deseada en tu receta después de hornear, debes tener en cuenta que es importante disminuir la cantidad de los otros líquidos que agregues para compensar la cantidad del suero agregado.

La mantequilla y la margarina suelen confundirse aunque tienen propiedades diferentes, aprende a diferenciarlas en este artículo: ¿Mantequilla o margarina? ¿Cuál es más sana?

2. Yogur Natural

Al igual que el suero, el yogur se produce por medio de la fermentación de la leche.

El proceso de fermentación descompone los azúcares y aumenta la concentración de ácido láctico, disminuyendo eficazmente el pH y aumentando la acidez del yogur.

Nota: El pH de una solución es una forma de medir la concentración de iones de hidrógeno. Las sustancias que tienen un pH bajo se consideran ácidas, mientras que las sustancias con un pH alto se consideran básicas.

El yogur natural tiene un pH ácido, lo que lo convierte en un sustituto perfecto del polvo para hornear cuando se mezcla con bicarbonato de sodio.

El yogur natural funciona mejor que otras presentaciones del yogur, ya que proporciona la acidez necesaria para la levadura, sin añadir sabor alguno.

Ingredientes:

  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio (1 gramo)
  • 1/2 taza de yogur natural (122 gramos)

Procedimiento:

  • Se mezclan y se añaden a la base.
  • Esta cantidad tiene la capacidad de sustituir 5 gramos de polvo para hornear en una receta.

Al igual que con el suero de leche, la cantidad de líquido en la receta debe reducirse en función de la cantidad de yogur natural que se añade.

Además, agregar yogur a tus recetas puede aportar excelentes beneficios a tu salud, entérate de los 3 beneficios del consumo de yogurt que no te puedes perder.

3. Melaza

Este edulcorante se forma como un subproducto de la producción del azúcar y se utiliza a menudo como sustituto para la azúcar refinada.

La melaza también se puede utilizar como un reemplazo del polvo para hornear, y esto es porque la melaza es lo suficientemente ácida, como para causar una reacción ácido-base cuando se combina con bicarbonato de sodio.

Ingredientes:

  • 1/4 de taza de melaza (84 gramos)
  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio (1 gramo)

Procedimiento:

  • Se mezclan y se añaden a la base.
  • Esta cantidad tiene la capacidad de sustituir 5 gramos de polvo para hornear en una receta.

En este artículo encontrarás otros 4 edulcorantes naturales para evitar el azúcar.

4. Cremor Tártaro

También conocido como hidrógeno-tartrato de potasio, el cremor tártaro es un polvo blanco ácido formado como subproducto de la vinificación.

Se utiliza con más frecuencia para estabilizar claras de huevo y las cremas, así como para evitar la formación de cristales de azúcar.

También es un sustituto fácil y conveniente del polvo para hornear, además se puede encontrar fácilmente en el pasillo de especias en la mayoría de los supermercados.

Importante: Siempre asegúrate de agregarlo en una relación de 2:1 de cremor tártaro y bicarbonato de sodio para obtener mejores resultados.

Ingredientes:

  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato (1 gramo)
  • 1/2 cucharadita de cremor tártaro (2 gramos)

Procedimiento:

  • Se unen y se añaden a la base.
  • Esta cantidad tiene la capacidad de sustituir 5 gramos de polvo para hornear en una receta.

5. Leche cortada o agria

La leche que agría, puede usarse para reemplazar el polvo para hornear.

Esto se debe a que la leche cortada se ha sometido a un proceso conocido como fermentación, específicamente acidificación, lo que provoca una disminución en los niveles de pH.

Para destacar: La acidez de la leche cortada reacciona con el bicarbonato de sodio para producir el mismo efecto de levadura que el polvo para hornear.

Ingrdientes:

  • 1/2 taza de leche agria (122 gramos)
  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio (1 gramo)

Procedimiento:

  • Se unen y se añaden a la base.
  • Esta cantidad tiene la capacidad de sustituir 5 gramos de polvo para hornear en una receta.

Recuerda reducir la cantidad de líquido en la receta por la misma cantidad de leche cortada añadida.

6. Vinagre

El vinagre se produce a través del proceso de fermentación, durante el cual el alcohol es convertido por las bacterias en ácido acético. A pesar de su sabor fuerte y distintivo, el vinagre es un ingrediente común en muchos alimentos horneados.

De hecho, el pH ácido del vinagre es perfecto para usarlo como un sustituto del polvo para hornear. El vinagre tiene un efecto de levadura cuando se combina con bicarbonato de sodio en tortas y galletas.

Aunque cualquier tipo de vinagre funciona, el vinagre blanco tiene un sabor más neutro y no alterará el color del producto final.

Ingredientes:

  • 1/4 de cucaradita de bicarbonato de sodio (1 gramo)
  • 1/2 cucharadita de vinagre (2,5 gramos)

Procedimiento:

  • Se unen y se añaden a la base.
  • Esta cantidad tiene la capacidad de sustituir 5 gramos de polvo para hornear en una receta.

Este es solo uno de los muchos usos que le puedes dar al vinagre, para conocer más, te recomendamos leer este artículo: 30 usos sorprendentes para el vinagre de manzana.

7. Jugo de limón

El jugo de limón contiene una gran cantidad de ácido cítrico por lo que puede ayudar a proporcionar el ácido necesario para desencadenar una reacción ácido-base cuando se combina con bicarbonato de sodio en productos horneados.

Sin embargo, debido a que tiene un sabor muy fuerte, es mejor utilizarlo en recetas que requieren cantidades relativamente pequeñas de polvo para hornear. De esta manera puedes evitar alterar el sabor del producto final.

Ingredientes:

  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio (1 gramo)
  • 1/2 cucharadita de jugo de limón (2,5 gramos)

Procedimiento:

  • Se mezclan y se añaden a la base.
  • Esta cantidad tiene la capacidad de sustituir 5 gramos de polvo para hornear en una receta.

¿Sabías que el limón puede reducir el riesgo de padecer cáncer? No te pierdas las maravillosas propiedades del limón que presentamos en este artículo: 5 propiedades secretas del limón basadas en estudios científicos

8. Agua carbonatada

El agua carbonatada es una bebida gaseosa que contiene bicarbonato de sodio, o soda para hornear.

Por esta razón, a menudo se utiliza el agua carbonatada en las recetas, para que actúe como un agente de fermentación y pueda proporcionar volumen a los productos horneados, y así evitar el uso de polvo para hornear o el bicarbonato de sodio.

Sin embargo, la cantidad de bicarbonato de sodio que se encuentra en el agua carbonatada es mínima, por lo que es mejor utilizarla en recetas que solo requieren poca cantidad de polvo para hornear. Por lo tanto, se utiliza comúnmente para cocinar crepes esponjosas y húmedas.

Para obtener mejores resultados, usa el agua carbonatada para reemplazar cualquier líquido en tus recetas. Esto funciona especialmente bien cuando se reemplaza la leche o el agua, además, puede agregar ligereza y volumen extra.

9. Harina leudante

Si no tienes a la mano bicarbonato de sodio ni polvo para hornear, la harina leudante es una buena alternativa.

La harina leudante se hace de una combinación de la harina de todo uso, polvo para hornear y sal, así que contiene todo lo que se necesita para ayudar a aumentar el volumen de las recetas que se preparan al horno.

Por esta razón, es un ingrediente común en las tortas, galletas y los panes que se compran en los supermercados.

Simplemente reemplaza la harina regular en tus recetas por harina leudante y sigue el resto de la receta como se indica, omitiendo el polvo para hornear y el bicarbonato de sodio.

10. Claras de huevo batidas

Muchos alimentos horneados le deben su textura ligera y esponjosa a las claras de huevo batidas, en lugar del polvo para hornear.

Esto se debe a que el proceso de batir las claras de huevo crea pequeñas burbujas de aire que aumentan el volumen y la ligereza de las recetas que se preparan al horno.

Para destacar: Este método es más utilizado en soufflés, panqueques, merengues y ciertos tipos de pasteles. Puede ser una buena opción si no tienes polvo para hornear o bicarbonato de sodio a la mano.

La cantidad que debes usar varía según la receta, debido a que algunas recetas requieren incluso 12 claras de huevo, mientras que un lote de panqueques puede necesitar sólo dos o tres.

Para hacer que las claras de huevo resulten perfectamente ligeras y esponjosas, debes batirlas a una velocidad baja hasta que estén espumosas y luego aumentar la velocidad hasta que los huevos batidos formen picos suaves. Mezcla suavemente los ingredientes restantes en las claras de huevo batidas.

Lo ideal para preparar recetas deliciosas y nutritivas es utilizar productos frescos, visita este artículo para conocer 5 formas simples de saber si un huevo esta bueno o malo.

¿Cómo elegir el mejor sustituto?

Para seleccionar el mejor sustituto del polvo para hornear, es importante tener en cuenta el perfil de sabor de la receta que deseas hornear.

El vinagre, por ejemplo, puede agregar un sabor agudo y amargo, y probablemente es más adecuado usarlo como sustituto en recetas que requieren cantidades mínimas de polvo para hornear.

La melaza, por otro lado, tiene un sabor muy azucarado y sería mejor agregarla a postres dulces que a panes salados. Además, es posible que debas ajustar los otros ingredientes de la receta según el sustituto que decidas utilizar.

Nota: Si seleccionas un sustituto con un sabor fuerte, es posible que desees ajustar las cantidades de otros ingredientes en la receta para lograr el sabor deseado.

Written By

Nutrición, Industria alimenticia e Innovación científica. Ingeniero de alimentos y Escritora. Sus conocimientos profesionales en lo referente a la composición química y molecular de los alimentos, más su entusiasmo por la escritura, convergen para especializarse en la redacción de artículos basados en un profundo análisis e investigación, que se presentan de forma específica y sencilla de comprender, debidamente apoyados por reconocidos trabajos médicos y científicos de los más importantes entes e instituciones internacionales.