Connect with us

Hola, ingresa aquí tu búsqueda

Comida Saludable Articulo revisado

10 beneficios del ajo comprobados científicamente

En la Antigua Grecia, Hipócrates, físico y padre de la medicina, solía recetar ajo para tratar diversas enfermedades. Hoy en día, la ciencia moderna ha corroborado muchos de los beneficios del ajo convirtiéndolo así en como un superalimento.

Nota: El ajo es una planta perteneciente a la familia Allium (cebolla) y está estrechamente relacionada con las cebollas, los chalotes y los puerros. Crece en muchas partes del mundo y es un ingrediente popular en la cocina debido a su fuerte olor y delicioso sabor.

Sin embargo, a lo largo de la historia, el ajo se ha usado principalmente por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud.

Su uso fue bien documentado por todas las grandes civilizaciones, entre las que se incluyen los egipcios, los babilonios, los griegos, los romanos y los chinos.

La “cabeza” entera recibe el nombre de bulbo de ajo, mientras que a cada segmento se le llama diente. Aproximadamente, hay de 10 a 20 dientes en un solo bulbo de ajo.

A continuación, te presentamos una lista con 10 beneficios del ajo confirmados científicamente y que probablemente no conocías, además de sus propiedades medicinales y posibles riesgos por su consumo.

Propiedades nutricionales del ajo

La revista Self (1), detalla que una porción de ajo de una onza (28 gramos) contiene:

  • Manganeso: 114% de la CDR.
  • Vitamina B6: 84% de la CDR.
  • Vitamina C: 71% de la CDR.
  • Selenio: 28% de la CDR.
  • Fibra: 2,9 gramos.
  • Cantidades razonables de calcio, cobre, potasio, fósforo, hierro y vitamina B1.
  • Pequeñas cantidades de otros nutrientes: 42 calorías, 1,8 gramos de proteína y 9 gramos de hidratos de carbono.

Por otra parte, la mayoría de los efectos que aporta a la salud se deben a uno de los compuestos de azufre que se forma cuando se pica, machaca o se mastica un diente de ajo. Este compuesto es conocido como alicina y es el responsable del distintivo olor del ajo.

Nota: Este compuesto entra en el cuerpo a través del aparato digestivo y viaja por todo el cuerpo, donde emplea sus potentes efectos biológicos.

¿Qué beneficios tiene el ajo para la salud?

Los beneficios del ajo son conocidos en muchas culturas por la gran utilidad que posee este nutritivo alimento, aunque no se recomienda su ingesta desmedida, comer ajo contiene beneficios que van desde evitar la prolongación de enfermedades del corazón, hasta su potente acción para disminuir el colesterol malo, además de mejorar y fungir como tratamiento o remedio casero que reduce la presión arterial.

En este sentido, a continuación conocerás las cualidades del ajo como antibiótico, antioxidante, y regulador de condiciones de salud que se han vuelto comunes para la sociedad.

1. Es una fuente de antioxidantes

La oxidación causada por los radicales libres contribuye al proceso de envejecimiento. El ajo contiene antioxidantes que sostienen los mecanismos de protección del cuerpo contra la oxidación.

Debes saber: Un estudio publicado por la revista Clinical Nutrition (2), ha demostrado que las dosis elevadas de suplementos de ajo aumentan las enzimas antioxidantes del ser humano, además de disminuir considerablemente el estrés oxidativo en personas con hipertensión.

Además, los efectos combinados de reducción de colesterol y presión sanguínea, así como las propiedades antioxidantes, pueden ayudar a prevenir enfermedades cerebrales comunes como el Alzheimer y la demencia.

2. Reduce los niveles de colesterol

El ajo puede disminuir el colesterol total y LDL. Para aquellas personas con colesterol alto, los suplementos de ajo pueden funcionar para reducir el colesterol total y/o LDL aproximadamente en un 10-15 % así lo confirma una investigación publicada por la revista médica Annals of Internal Medicine. (3)

Por su parte, el estudio revela que tras analizar el colesterol LDL o malo y el HDL considerado como bueno, parece que el ajo ayuda a reducir el LDL pero no se observan efectos eficaces en el HDL.

Importante: El ajo no reduce el contenido de triglicéridos en la sangre, otro factor de riesgo conocido para las enfermedades cardíacas.

3. Disminuye la presión sanguínea y previene enfermedades cardíacas

Las enfermedades del corazón, como los infartos o los derrames cerebrales, son las que más muertes causan en el mundo.

La presión sanguínea elevada, o hipertensión, es una de las causas más importantes de estas afecciones.

Por otra parte, es usual dentro de la sociedad la creencia del beneficio que se puede obtener al comer ajo en ayunas para reducir la tensión arterial en personas de avanzada edad con hipertensión, que no refutan ante el peculiar sabor y olor de este alimento.

Nota: Pese a lo anterior, en un estudio publicado por el Pakistan Journal of Pharmaceutical Sciences (4), el extracto de ajo envejecido en dosis de 600-1500 mg fue tan eficaz como el medicamento Atenolol a la hora de reducir la presión sanguínea durante un periodo de 24 semanas.

Sin embargo, las dosis de suplementos deben ser bastante elevadas para obtener los efectos deseados, mientras que la cantidad de alicina necesaria equivale a cerca de 4 dientes de ajo al día para poder disminuir los niveles de hipertensión y evitar las posibles afecciones que afecten al organismo.

4. Ayuda a combatir el resfriado

Los suplementos de ajo son conocidos por mejorar el funcionamiento del sistema inmunitario.

Un amplio estudio realizado por Advances in Therapy (5), el cual se llevó a cabo durante 12 semanas, reveló que los suplementos de ajo, en comparación con el placebo, reducían el número de resfriados en un 63 %.

La duración media de los síntomas del resfriado también disminuyó en un 70 %, desde 5 días de duración con el placebo a solo 1 día y medio con el ajo.

Nota: De acuerdo con otro estudio publicado por Clinical Nutrition (6), una dosis elevada de extracto de ajo (2,56 gramos al día) puede reducir en un 61 % el número de días de enfermedad por resfriado o gripe. (7)

Si eres una persona propensa a los resfriados o a infecciones respiratorias, añadir ajo a tu dieta puede ser increíblemente útil.

5. Desintoxica el cuerpo de metales pesados

En dosis elevadas, se ha demostrado que los compuestos de azufre contenidos en el ajo protegen contra el daño en los órganos derivados de la toxicidad de los metales pesados.

Importante: Investigaciones científicas de 4 semanas realizado por la revista Basic & Clinical Pharmacology & Toxicology (8), a empleados de una fábrica de baterías de coche (exposición excesiva a plomo) reveló que el ajo disminuye los niveles de plomo en la sangre en un 19 %.

También, redujo muchos signos clínicos de toxicidad, incluidos dolores de cabeza y presión sanguínea. Por otra parte, 3 dosis de ajo al día superaron los efectos del medicamento D-penicilamina en la reducción de síntomas.

6. Mejora la salud ósea

No existen experimentos en seres humanos que hayan analizado los efectos de los ajos sobre la pérdida de masa ósea o su contenido. Sin embargo, investigaciones realizadas en roedores han demostrado que puede minimizar la pérdida ósea al aumentar el estrógeno en hembras.

Nota: Una investigación publicada por Journal of Dietary Supplements (9), realizado en mujeres menopáusicas reveló que una dosis diaria de extracto de ajo seco (equivalente a 2 gramos de ajo crudo) ayuda a evitar y reduce significativamente un indicador de deficiencia de estrógeno en el organismo.

Por consiguiente, el ajo puede tener efectos beneficiosos en la salud ósea de las mujeres. Además, la revista BMC Musculoskeletal Disorders (10), ha demostrado que alimentos como el ajo y las cebollas poseen efectos beneficiosos en la osteoartritis.

7. Aumenta el rendimiento atlético

El ajo fue una de las primeras sustancias utilizadas para mejorar el rendimiento. Tradicionalmente, se usaba en las civilizaciones antiguas para disminuir la fatiga y mejorar la capacidad laboral de los trabajadores. Muy en particular, se administraba a los atletas olímpicos en la Antigua Grecia.

Estudios en roedores han demostrado que el ajo contribuye al rendimiento deportivo, pero se han realizado muy pocas investigaciones en humanos.

Nota: Estudios científicos realizados por la Indian Journal of Physiology and Pharmacology (11), revelan que los sujetos con enfermedades cardíacas que ingirieron aceite de ajo durante 6 semanas presentaron una reducción del 12 % en el máximo de la frecuencia cardíaca y una mejora de su capacidad deportiva.

8. Posee efectos protectores contra el cáncer

Estudios científicos de última generación han permitido identificar que los componentes azufrados del ajo, logran suprimir la incidencia de tumores y neoplasias de distintos órganos.

Dentro de los cánceres más frecuentes en el que el ajo actúa como protector está el cáncer de estómago, de pulmón, próstata, mama y colon.

Nota: Estudios publicados por los Archivos Cubanos de Gastroenterología (12), revela que las personas con infección previa de Helicobacter Pylori, la bacteria del estómago, tienen mayor riesgo de padecer cáncer gástrico. Sin embargo, en los nuevos estudios se ha descrito una menor probabilidad del mismo con la ingestión diaria de un ajo para obtener sus efectos protectores.

9. Es un potente antimicrobiano

De forma natural, se ha determinado que dentro de las propiedades del ajo está la acción de proteger frente a bacterias, hongos y protozoarios, sobre todos los que se ubican en el sistema digestivo y en la piel.

Debes saber: La Revista Científica Ciencia Médica (13), asegura que este alimento posee componentes que promueven la libertad de microorganismos gracias a una sustancia que contiene conocida como alicina, la cual cuenta con un amplio espectro de actividad antibacteriana para atacar bacterias intestinales y también urinarias, manteniéndolo como un tratamiento natural para infecciones de orina.

Por consiguiente, como este alimento de peculiar sabor, puede proporcionarte un efecto antibiótico para que te mantengas alejado de cualquier tipo de infección, previniendo complicaciones con microorganismos de cualquier índole.

10. Mejora la disfunción sexual

Aunque su olor no es el más agradable, el ajo ha sido utilizado desde la antigua Roma por sus cualidades afrodisíacas, así es reseñado por la revista científica Botánica Complutensis (14), donde además aseguran que el efecto de este alimento sobre las condiciones cardíacas, logran también que mejore la disfunción sexual.

Este alimento de gran potencial es una excelente alternativa para los caballeros que padecen de disfunción eréctil por distintas causas y ¿cómo ocurre? Gracias a que secreta una sustancia conocida como óxido nítrico, sustancia que precede al llene sanguíneo óptimo para la erección, haciendo que funcione netamente durante el acto sexual.

Nota: Además de ser un gran alimento que cuenta con fines antitrombóticos, mejora la viabilidad de la sangre en todos sus territorios, llegando a todos los torrentes del organismo, ayudando a la circulación en personas con diabetes y con edad avanzada.

¿Cómo incluir el ajo en la dieta?

El ajo complementa la mayoría de platos culinarios, en especial las sopas y salsas, y su fuerte sabor también puede añadir gusto a las comidas más simples.

Para destacar: Incorporar el ajo a nuestra dieta actual resulta sencillo. Este producto puede adquirirse de diversas formas: dientes o concentrado de ajo, ajo en polvo o suplementos como el extracto o el aceite de ajo.

El compuesto activo del ajo, la alicina, solo se forma cuando machacamos o partimos ajo crudo. Si lo cocinas antes de machacarlo, sus beneficios no serán los mismos.

Debes saber: La dosis mínima eficaz para lograr efectos terapéuticos es la ingesta de un diente de ajo con las comidas, 2 o 3 veces al día.

Además, la mejor manera de consumir ajo es crudo, o machacarlo y cortarlo y dejarlo durante un rato antes de añadirlo a la comida.

No obstante, ten en cuenta que el ajo también tiene algunos inconvenientes, por ejemplo, el mal aliento. Además, también hay personas que son alérgicas a este alimento.

Importante: Si tienes un trastorno hemorrágico o estás tomando medicamentos anticoagulantes, consulta a tu médico antes de aumentar el consumo de ajo.

¿Qué daños puede causar el ajo?

No pasará de tener un poco de mal olor al hablar si lo haces por momentos, la idea es que comas el ajo a cierta hora, una vez al día para recibir todas sus propiedades a diario, pero también para que en unas horas, el mal olor desaparezca.

Por más ajos que comas, estos no provocan ningún riesgo de toxicidad, haciéndolo preferido por personas que apuestan por tratamientos naturales.

Nota: En muy pocos casos se han destacado casos de alergia, pero a veces puede ocurrir en personas con alta sensibilidad a la dermatitis por contacto a este alimento, dado que con el contacto permanente puede resultar irritante, sobre todo si se mantiene en la superficie directa de la piel de 6 a 15 horas por lo menos.

Written By

Nutrición, Medicina Natural y bienestar integral. Licenciada en Comunicación Social, enfocada en la importancia de la alimentación para una vida saludable física y mentalmente. Con amplios conocimientos en las propiedades y beneficios de los alimentos, plantas y hierbas naturales. Su pasión por la nutrición y medicina natural, combinada con sus destrezas en la escritura, la han llevado a especializarse en la investigación, análisis y redacción de artículos para diversos sitios web de salud, en los cuales se evidencia la investigación profunda corroborada con estudios médicos y científicos que garantizan la credibilidad de la información.